By Eda Sofia

Síntoma y deseo


De pequeña me escondía para explorar mi erotismo, asexuado, bisexual, mío.

De mi cuerpo sólo veo detalles, grotescas deliciosas formas que me llevan a ser quien soy, esta que vivo y a veces no reconozco.

De mi amante recuerdo la rabia, la pasión, los dientes. Un disfrute por la fuerza, la violencia y la sumisión, por lo prohibido.

Mi síntoma es en el abdomen, acidez por la angustia y el enojo de lo que no digo, por estar haciendo lo que no quiero, por resistir.

Mi palabra: cólera.

Mi imagen: Un rostro oscuro con ojos amarillos que miran hacia el frente.

Mi mejor momento: la danza.

deseo

Síntoma

Aún está iniciando noviembre, pero ya termina el taller y yo no he resuelto cuál es mi síntoma o más probablemente: síntomas.

Síntomas… no he terminado de escribir la palabra cuando siento el malestar estomacal de las mañanas. Ahí está, un escondido deseo de comenzar el día de otra forma. Es sólo a media alberca que me doy cuenta que no necesito nada más; cuando escribo, cuando te tengo tomada de las manos y cierro los ojos para sentir como tu cuerpo, agotado, palpita al mismo ritmo que el mío.

La incomodidad se ha desatado en caos, en un dolor constante, en una angustia por ser, por saber que soy. Recuerdo la emoción de encerrarme, a los nueve años, a jugar con mi amiga a que éramos amantes. La sensación de estar equivocada. La misma que siento hoy cuando paso la tarde generando contenido vacío y complaciendo a quien hasta hace seis días era mi jefa.

Despediré el mes al grito de Libertad y después decidiré hacia dónde continua mi camino.

Si busco un punto de cohesión de todo lo que he querido despertar durante este curso, concluyo que es una furiosa necesidad por decirme; por, como siempre, definir y apegarme a lo que realmente vale la pena. ¿Cómo curarme? ¿Cómo sanar este deseo de más, de rabia, de pasión, de mordidas y gritos?

No se está bien aquí, no en mi cabeza.

El síntoma es agotamiento por rodeos; el síntoma es rodeos por insatisfacción. Porque dar las horas a algo en lo que no se cree pudre el alma. Necesito retomar el hilo conductor de mi cuerpo. Soltar a todos los muertos que cargo y dejar que las voces que me habitan revienten de una vez por todas mi pecho.

No, no soy esa mujer que contrataste, no soy tampoco la hija que tuviste ni la amiga que conociste hace unos años. No, mi pasión no se limita ni se vierte sólo en un tipo de cuerpo, mente o género, no te vendo mis horas por zapatos de marca y no necesito de tu aprobación para comenzar el día. Te entrego a ti la acidez que me embarga, el dolor de huesos y el miedo de pasar la vida inadvertida.

Deseo

Este es mi cuerpo, el mío, el que tengo, es este el que baila, gime, nada y también defeca. Un cuerpo vivo, un tubo, un medio, un territorio de dolor y placer. Una voz que se alza en grito, mía, que canta. Extraño a mis amantes, los que no he tenido y también a los que me hicieron daño. El dolor también crea y yo estoy siempre buscando el cambio.

Necesito el valor de comenzar siempre con la claridad que da el trago. La certeza de lo que realmente nos funciona. La integridad de quien, de cualquier modo, lo ha perdido todo. Desnudarme, a pesar de mis miedos y la anchura de mis piernas. Dejarte ver, aunque la tersura sea sólo física. Puedes tocar y sentir que el terreno no es liso; oler para distinguir matices de sudor y metro. Esto es lo que hay. ¿Qué es lo que realmente importa? Bailemos.

Eda Sofía

Escrito el 9 de noviembre de 2016 inspirado por y como parte del curso/taller: Síntoma y deseo: El cuerpo como escenario de la escritura. Impartido por: Eduardo Parra Ramírez

Encontrado hoy, 17 de enero de 2019

Increíbles ilustraciones por Aitch

Eda Sofia
Eda Sofia
About me

Eda Sofía es una escritora mexicana que vive entre la Narvarte, Bali y Costa Rica. Y entre esos lugares; el viaje. La vida como una travesía. Sí, por lo general pasa los días sorprendida por su suerte. Escritora, diseñadora gráfica, fotógrafa, comunicadora y carnívora de clóset. Ama bailar hasta que el cuerpo no da mas y mantiene un gusto un tanto cuestionable por estudiar la mente criminal. Catadora profesional de helado, como toda la gente en su sano juicio debería. Comprometida hasta el extremo con la aventura, la búsqueda y la conquista de aquello que podría parecer imposible. Predispuesta ante el amor, viajera, cazadora de instantes, obsesiva a causa de nimiedades y coleccionista de palabras. Puedes leer más acerca de ella escribiendo "Eda Sofía" en Google, ¡en serio!, o en su blog: www.edasofia.com (en el que ya estás) _________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________ Eda Sofía is a Mexican writer, or at least she likes to think so, so she writes and she craves tacos. She is quite nomadic but spends most of her time between México, Costa Rica & Bali, something she constantly pinches herself for. She also writes fiction, and is currently working on her fourth novel. She has a life long love affair with dancing her heart out at any opportunity, and is weirdly passionate learning about serial killers. She loves ice-cream, as all sane people should. You can read more about her, if you read Spanish, by typing "Eda Sofía"” into Google. Or clicking here: www.edasofia.com (where you are at already)

YOU MIGHT ALSO LIKE

Inadecuación
May 29, 2017
El lago más grande del mundo
February 10, 2016
Angustia Por Insuficiencia
January 04, 2016
Inadecuación
April 26, 2015

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *