By Eda Sofia

VERDE


Verde la palabra que aleatoriamente me he impuesto hoy a las seis de la mañana. Pareciera más que me nombra como vaticino de lo que perderé; una señal de lo que ahora me rodea. Digo verde y sonrío. El verde de mi ventana suena a chicharras desveladas que compiten con sus maquinarias eléctricas por ser la más fértil del grupo.

Mi verde se mezcla con amarillo y cobalto de los techos de templos y las geometrías de las tejas. A verde me sabe esta casa que ya es más mía que todas las anteriores en que he transcurrido los años pasados. Porque sí se puede envejecer cinco años en unos meses. 

verde-edasofia--rocio-montoya2

Y miro al frente, y miro adentro y de pronto me siento de planta y tierra fértil.

Hoy, de un verdor húmedo y regocijado. También están los días verdes violentos de moho y encierros oscuros.Berthe_Hoola_van_Nooten

El verde me sabe pastoso y terrenal. Cantan, cantan pequeños ruidosos compitiendo con los gallos exhaustos del medio día. Verdes las calles y los márgenes del río, los arrozales y las atajos que tomo hacia el trabajo, las veredas y los cocos, las papayas niñas, los pastos altos, los limones, las palmas y el cristal vacío del vino.

Sé que me harás falta, me haremos falta. Y te buscaré en los camellones del periférico y entre las apretadas pirámides de Cuicuilco. Me iré de casa por la mañana cuando la ciudad duerme y me plantaré cerca de los márgenes de la ciudad –que no existen- para invocar a la cigarras muertas.

Y mi verdor habrá desaparecido.

Mi verdor, ¿habrá desaparecido? Me sentaré en los jardines apretados y matemáticos que están paraditos, muy quietos, afuera de las oficinas. Como quien asecha. Si ponen atención, encontrarán mi cabeza desordenada escondiéndose atrás de esos arbustos rectangulares que nacen desde los huecos de asfalto de la ciudad. Tener un arbusto cuadrado es como criar un gato en una botella de vidrio.

Evitaré el frío esperando que no proliferen mis líquenes y me tumbaré desnuda al sol en casa de mis padres explicándoles que estoy regando mi fertilidad de planta, de mujer verde.

verde-edasofiaHaciendo fotosíntesis, como la primera vez que después de hacer el amor lo único que quise fue sentarme en aquella esquina del departamento de su abuela dejando que mi cuerpo bebiese de los rayos de sol que se colaban por la ventana. Puedo sentir mi cuerpo de hace años, la textura de la alfombra bajo las nalgas y el sol que me pinta en rayas de tibio la piel desnuda.

 

Verde como el verde que quiero ser e intuyo apenas estoy gestando.

Verde como el que veo a través de mis gafas de sol y que sólo hace días entendí que nadie más mira. Me llevaré mis gafas, y me llevaré este cuerpo; unas cuantas fotos, un botecito con agua sucia de lluvia y un manojo de tierra.

verde-edasofia--rocio-montoya4

Si alguien más tiene anhelos de planta, los convoco a escribirme.

Me imagino que podremos tumbarnos en comitiva; nos miramos con el tiempo que hemos perdido y compartimos palabras; así alimentamos nuestras ilusiones de palmera o arbusto desordenado. Tardes de sol y riego. Ha llegado el momento de comenzar a labrarnos en tierra. Meter los dedos en el lodo como quien los introduce en sí mismo.
Hoy soy un gran, gran verde. Me sorprende poder moverme. Quizá una roca cubierta de líquenes y musgos con anhelos de buganvilia.

por Eda Sofía

Los hermosos collages pertenecen a la gran Rocío Montoya

Publicado originalmente en MelíMeló

Eda Sofia
Eda Sofia
About me

Eda Sofía es una escritora mexicana que vive entre la Narvarte, Bali y Costa Rica. Y entre esos lugares; el viaje. La vida como una travesía. Sí, por lo general pasa los días sorprendida por su suerte. Escritora, diseñadora gráfica, fotógrafa, comunicadora y carnívora de clóset. Ama bailar hasta que el cuerpo no da mas y mantiene un gusto un tanto cuestionable por estudiar la mente criminal. Catadora profesional de helado, como toda la gente en su sano juicio debería. Comprometida hasta el extremo con la aventura, la búsqueda y la conquista de aquello que podría parecer imposible. Predispuesta ante el amor, viajera, cazadora de instantes, obsesiva a causa de nimiedades y coleccionista de palabras. Puedes leer más acerca de ella escribiendo "Eda Sofía" en Google, ¡en serio!, o en su blog: www.edasofia.com (en el que ya estás) _________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________ Eda Sofía is a Mexican writer, or at least she likes to think so, so she writes and she craves tacos. She is quite nomadic but spends most of her time between México, Costa Rica & Bali, something she constantly pinches herself for. She also writes fiction, and is currently working on her fourth novel. She has a life long love affair with dancing her heart out at any opportunity, and is weirdly passionate learning about serial killers. She loves ice-cream, as all sane people should. You can read more about her, if you read Spanish, by typing "Eda Sofía"” into Google. Or clicking here: www.edasofia.com (where you are at already)

YOU MIGHT ALSO LIKE

breckenridge
Como quien se mete desnuda en un río
January 10, 2018
inicio
Todo comienza con un sí
September 01, 2017
Belleza, o algo así…
July 16, 2017
La Aventura
July 16, 2017
El erotismo como una afirmación de vida.
April 18, 2017
Pájaro | Mis bestias
April 17, 2017
el_mejor_detox
La desintoxicación que estamos buscando
March 27, 2017
Ya hace más de un año que murió mi abuelo
December 07, 2016

1 Comments

Eda Bernini
Reply August 30, 2015

Mi niña adorada: otra vez comienzas a despedirte.... cuantos mensajes llenos de adios te hemos leído. Cuántos ciclos has cerrado para iniciar otros siempre llenos de ilusión, de energía y de amor. La vida te ha dado ojos diferentes a los de todos los demás, puedes ver y sentir lo que nadie más ve...... y llenarlo todo, con solo mirarlo, de amor infinito. Gracias hija¡¡¡¡¡

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *